Saltar al contenido.

“Agriculturizando” Parte II

Por: Picho
Tuve muchos maestros que me enseñaron a decir lo que pienso, no hay buenas ni malas ideas, sólo son “eso” ideas. Thomas Alva Edison decía: “No he fracasado. He encontrado 10000 soluciones que no funcionan. Ante el miedo de dar un punto de vista, afirmo que si queremos crecer, tenemos que respaldar en lo que creemos, no podemos opinar de algo que no sabemos, ser congruentes con lo que hacemos y defender nuestros ideales, oímos términos como “Cultura pop”, “cultura alternativa”, “cultura urbana”, “cultura china”, “cultura mesopotámica”, “cultura literaria” cultura y más cultura, sin saber que la cultura es lo que el hombre en la sociedad realiza a diario de manera robótica, sin preguntarse ¿Por qué, Para qué, Quién, Cómo, Cuándo? Hoy en esta sección espero despertar esa inquietud, compartir las mil y una formas que tenemos de curiosear y manifestar admiración de todo aquello que nos rodea y llena nuestros sentidos.

En los libros de historia he leído sobre como el hombre empieza a crear necesidades artísticas, de las cuales surgen las 7 bellas artes, siembran la semilla de la creación y la riegan con practicas únicas que distinguen áreas geográficas. Voltaire, uno de los pocos pensadores franceses del siglo XVIII mostraba una concepción relativista de la historia humana. Tontamente se hablaba de hombres incultos o sin cultura, Émile Durkheim, rechazaban el uso del término. Y mientras más se hablaba del tema, menos se entendía. E. B. Tylor, etnólogo británico, dijo: “La principal tendencia de la cultura desde los orígenes a los tiempos modernos ha sido del salvajismo hacia la civilización.”

Creo que mientras más civilizado es el hombre, más retrograda se manifiesta. La expresión se restringe, se tapa la desnudes del cuerpo, se maquilla la estética femenina, se hacen tabús los temas naturales, se sataniza las prácticas artísticas, cuando en sus inicios fueron el parte aguas de la modernización y la civilización. Se teme a lo desconocido y le damos énfasis a lo burdo, a lo incongruente, nos entretenemos con programas que llevan por título “Mujer… brusca y atrevida”, “Hombre sé manso, pero no menso” y dejamos que los temas deportivos sean el punto medular de una plática familiar, mientras en algunos estados se descuartizan y en algunos países se desploman sociedades.

Le damos poder al dinero, a la milicia y a la política, cuando es la gente quien debería tener el control sobre lo que se puede o no expresar en las calles. Entre país y país hay desarrollo en diferentes ámbitos. Sabemos clasificar una marca de otra gracias al capitalismo, gustamos de escoger la música que nos agrada, calificamos el cuerpo de alguien según el estándar de belleza, pedimos perfección y damos lo mínimo para entrar en un grupo social, ahora aplicamos quien tiene más (económicamente hablando) es más, no seguimos con la tradición de ser matemáticos, filosóficos, físicos, químicos etc… etc… antes se trabajaba la masa cerebral y pobre de aquel que no compartiera su conocimiento, una hora de lectura y podías salir a jugar, reprobabas una materia y te sentías culpable o con miedo a las represalias, un títere de guante hecho con un calcetín viejo te hacía reír, los juegos como el trompo, las canicas, y los carritos eran disfrutados por los padres y los hijos, se cultivaba la inocencia y la cultura era algo respetable.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: