Saltar al contenido.

Alimentación durante el primer año de vida

Por: L.C.A. Mady.

Durante el primer año de vida se experimentan los cambios más importantes en el crecimiento y desarrollo de un ser vivo, por ello la importancia de una buena alimentación ya que de no ser correcta el lactante puede caer en deficiencias nutrimentales como desnutrición o en excesos como la obesidad.
Las etapas de la alimentación durante el primer año de vida son dos: Lactancia (alimentación al seno materno y con sucedáneos de la leche humana) y ablactación (la introducción de los alimentos diferentes a la leche).
Lactancia al seno materno.
La leche humana es la mejor elección para la alimentación de un lactante, los beneficios nutricionales son:
Proteínas: el suero de la caseína es de alto valor biológico y de fácil digestión promoviendo el vaciamiento gástrico.
Lípidos: La leche materna proporciona 40 al 50% de las kilocalorías y contiene ácidos grasos esenciales que ayudan a mejorar la visión, cognición y el desarrollo del sistema nervioso central.
Hidratos de Carbono: Ayudan a la obtención de energía, se aumenta la absorción del calcio gracias a la lactosa.
Además de los beneficios nutricionales podemos agregar los beneficios psicológicos por medio de la unión entre madre e hijo, beneficios inmunológicos protegiendo al lactante contra infecciones y alergias gracias al contenido de lactobacilos bifidus que promueven el crecimiento de bacterias benéficas y a los leucocitos que son los que ayudan a combatir infecciones. Cabe señalar que los beneficios no son únicamente para nuestros bebés, al amamantar tenemos beneficios fisiológicos como: reducción de fracturas de cadera en el periodo posmenopáusico, disminución del riesgo de cáncer de ovario y mama, mejor remineralización ósea posparto y también obtenemos beneficios socioeconómicos ya que ahorramos dinero al no tener que hacer uso de formulas lácteas.
Lactancia con sucedáneos de leche humana.
Los sucedáneos se les llama a las leches que encontramos en el comercio para alimentar a los lactantes, estos satisfacen las necesidades de los bebés desde el nacimiento hasta los 4 o 6 meses, a partir de los seis meses se les nombra “sucedáneo de continuación” y forma parte de la dieta en el proceso de la inducción de alimentos.
¿Cuándo utilizamos sucedáneos?

• Cuando las madres no desean amamantar.
• Suspensión de la alimentación al pecho por producción insuficiente de leche.
• Indicaciones medicas: Infecciones maternas (VIH, hepatitis B, etc), toma de medicamentos por parte de la mujer, errores congénitos en el niño.
Inducción de alimentos diferentes a la leche.
La ablactación tiene como objetivos: aportar energía y nutrimentos necesarios para el crecimiento y desarrollo, crear hábitos de alimentación correctos y estimular el desarrollo psicoemocional del niño al integrarlo a la dieta familiar.
Para iniciar con la inducción de alimentos a un lactante de 6 meses se debe de tomar en cuenta:
• No mezclar alimentos, se debe introducir un solo alimento a la vez, ofrecerlo durante 2 o 4 días seguidos para conocer su tolerancia, para que el niño aprenda a disfrutarlo debe probarlo mínimo de 8 a 10 veces, se logra mayor aceptación después de 12 a 15 veces.
• Dar agua simple.
• Preparar alimentos sin sal, azúcar, chile o muchos condimentos.
• Ofrecer primero el alimento y luego el pecho o la leche en taza.
Para saber que alimento empezar a dar a determinado mes aquí te presento una tabla.
Si tienes alguna duda de cómo alimentar a tu bebé no dudes pedir tu consulta, con gusto te atenderé en mi consultorio: BIENestar Nutrición, 31 Pte 3104-A Col. Santa Cruz Los Ángeles, Puebla, Pue. Celular: 2221-81-53-48. Previa cita.

tabla

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: