Saltar al contenido.

El ojo crítico

gaby colorPor: Gabriela Escamilla
Hola lectores, nuevamente saludándoles, me es grato que nuevamente se me vuelva a invitar a participar en este medio joven de comunicación, es bueno que haya más medios de comunicación, aparte de que la competencia es sana, muchas veces la variedad nos hace ver las situaciones desde muchas perspectivas.
Leía yo alguna vez el libro de Fernando Savater, un filósofo español que hablaba de la ética, este libro fue recomendado por una amiga, en fin, lo leía yo y me preguntaba ¿Qué es la ética? Así que comencé a darle lectura al pequeño libro que sostenía en mis manos, pues la ética es querer hacer las cosas bien o hacerlas más, ni más ni menos, No podemos ser libres de elegir lo que nos pasa, si no libres de responder a lo que nos pasa de tal o a cual modo. Ser libres para intentar algo no tiene nada que ver con lograrlo indefectiblemente. No es lo mismo libertad que la omnipotencia. (Savater, 1996, 22) Por ello cuanta más capacidad de acción tengamos, mejores resultados podemos obtener de nuestra libertad. (Savater, 1996, 23). También es verdad que el medio en el que nos desarrollamos tiene mucha influencia en nuestra vida y en lo que consideramos bueno y malo. (Savater, 1996, 25)
Ahora bien, me refiero a este tema de la ética, ya que esto es importante cuando se trata de manejar un ayuntamiento, ante todo la “ética”, y es que es tan complicado definir esta palabra “ética” cuando el mismo Savater tuvo que escribir un libro para explicarle a su hijo; Amador, que es la ética, sin entrar en detalles con todo lo que he escrito la ética es saber diferenciar lo bueno y lo mano, es decidir entre querer hacer las cosas bien, ya sea por órdenes, por costumbre o por capricho “Libertad, es el asunto que se ocupa propiamente la ética, libertad es poder de decir “si” o “no”, digan lo que digan esto es lo que me conviene y es lo que quiero, aquello no me conviene por lo tanto no lo quiero. Libertad es decidir pero también no olvides darte cuenta de lo que estas decidiendo. Lo más opuesto de dejarse llevar, como podrás comprender. Y para no dejarte llevar no tienes más remedio que intentar pensar al menos dos veces lo que vas a hacer, aunque te duela la cabeza”
Sin querer causarles dolor de cabeza, ojala puedan darle una leída a este texto y así podrán comprender un poco más de ética…
Nos leemos a la próxima.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: