Saltar al contenido.

ALIMENTACIÓN DEL PREESCOLAR Y ESCOLAR

ALIMENTACIÓN DEL PREESCOLAR Y ESCOLAR

La edad preescolar abarca desde el primer año de vida hasta los seis años de edad, la etapa escolar comienza a los seis años y termina al comienzo de la pubertad (12 años).
La velocidad del crecimiento en estas etapas se ve disminuida a comparación del primer año de vida y la adolescencia, pero es aquí donde aumentan las fases de intenso crecimiento social, cognitivo y emocional, por lo que la formación de hábitos alimentarios y estilos de vida adquiridos durante la etapa preescolar y escolar repercutirán a lo largo de la vida, por ello la importancia de promover hábitos de alimentación correctos y estilos de vida saludables así prevenir de enfermedades como diabetes mellitus, obesidad, hipertensión, cáncer, entre otras.
La Norma Oficial Mexicana NOM-031-SSA2-1999, establece que los niños menores de cinco años deberán de recibir una atención integrada, la cual debe considerar los siguientes aspectos: vigilancia de vacunación, atención del motivo de la consulta, vigilancia de la nutrición y capacitación de la madre.
Los tres principales problemas que pueden presentar los niños preescolares y escolares en relación con la alimentación son:
La OBESIDAD no sólo se relaciona con el desarrollo de enfermedades crónicas sino también con una disminución de las habilidades físicas, baja autoestima, dificultad para relacionarse con otros niños, discriminación, entre otras. Diversos estudios han demostrado que la FALTA DE ACTIVIDAD FÍSICA en los niños es el principal factor que contribuye para el desarrollo de la obesidad.
La ANEMIA POR DEFICIENCIA DE HIERRO es un problema de salud pública ya que se ve afectado el desarrollo mental del niño, además de que se presenta un menor coeficiente intelectual y por lo consiguiente bajo desempeño escolar. En los menores de tres años la anemia está relacionada con la dieta, ya sea porque es deficiente en hierro o presenta un consumo excesivo de leche (un consumo de leche excesivo reduce la absorción de hierro y puede sustituir el consumo de otros alimentos con mayor contenido del mismo).
Los niños preescolares y escolares son propensos a padecer CARIES DENTALES, ya que es común que consuman alimentos ricos en sacarosa (hidrato de carbono que se considera más cariogénico). Los alimentos pegajosos pueden ser dañinos ya que permanecen durante un largo periodo de tiempo en los dientes, así mismo, el chamoy también es considerado altamente cariogénico. Una dieta alta en fibra reduce el riesgo de caries pues estimula la secreción de saliva lo cual tiene una acción limpiadora.
RECOMENDACIONES GENERALES:
Mediante una dieta completa, variada, adecuada y suficiente es posible cubrir los requerimientos de vitaminas y nutrimentos inorgánicos por lo cual los suplementos multivitamínicos no son necesarios.
Es importante que el niño tenga suficiente tiempo para ingerir sin prisa o ansiedad los alimentos.
Es conveniente que los niños tengan cinco comidas al día: Desayuno, Colación, Comida, Colación segunda, Cena.
Cuidar que los ciclos de sueño sean adecuados para el crecimiento físico esperado.
Es elemental que en esta etapa el niño tenga definido los lugares donde se le permite comer, además es conveniente que tenga claro que no debe realizar otras actividades mientras come (ver televisión, jugar, etc.)
Se recomienda restringir el consumo de golosinas, botanas, refrescos sin llegar a prohibirlos ya que de cualquier forma estarán a su alcance, no es recomendable utilizarlos como premios, lo que se puede hacer es incluirlos ocasionalmente como parte del refrigerio.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: