Saltar al contenido.

Que se quede… Ixtenco vive, su fiesta del maíz

Por: Cipriano Hernández castillo
Llego abril y también las lluvias , dicen nuestros campesinos: de que el año viene bueno, como quiera que esté el surco, y es que de acuerdo a las cabañuelas nuestros amigos observadores de la naturaleza toman los primeros 12 días del año para predecir las condiciones meteorológicas de los siguientes 12 meses para determinar el calendario agrícola y de acuerdo a su ritual cuyo origen se remota al periodo prehispánico, este año será bueno y hay alegría porque su fiesta del maíz sigue creciendo en importancia entre la región, en cada edición cobra gran esplendor, ahora concurren romerías desde puntos muy lejanos, aumenta el número de personas que afluyen al centro de la comunidad yumhu, lo hacen por un llamamiento del amor a la tierra campesina, residencia de la diversidad natural y social, nos dice Ovalle López “El hombre que se asoma a la esperanza tiene color de milpa en sus pupilas… y me llene los ojos con la inmensa ternura de los surcos florecidos”. Quien nos visita, es la creación de todos lo que se lleva y la idea de ayudarse mutuamente, practicando una economía solidaria de una manera sencilla y simple, se cuida el ambiente, se mejora en salud, se compra barato y se ahorra dinero además de que se genera autoempleos, mismos que los hace ser participes en los procesos de desarrollo local y regional. Cada persona es notable por su energía y actividad.
Visite San Juan Ixtenco, Tlaxcala, centro de la comunidad yumhu este domingo 13 de abril de 2014. Desde las 09:00 hrs. Conferencias. Expoventa de semillas, Gastronomía del maíz, Artesanías, Talleres, Exposición de instrumentos agrícolas. Por la defensa de nuestra soberanía alimentaria, preservemos los maíces nativos y digamos ¡No a los transgénicos! El maíz es la base constituida quien junto al frijol y el chile conforman entre si un sistema alimentario. Principal sustento de los mexicanos, nuestro maíz es patrimonio de México y de la humanidad, la UNESCO reconoce la cocina tradicional mexicana como patrimonio inmaterial de la humanidad desde 2010. Fue un largo proceso de gestión y evaluación encabezado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) que implico su revisión exhaustiva por expertos de Estonia, Corea, Kenia, Emiratos Árabes Unidos y Turquía. Y un trabajo de colaboración interinstitucional en la preparación de los expedientes técnicos, donde se planteó como una manifestación cultural viva, entre cuyos meritos destacan su antigüedad, su continuidad histórica, así como la originalidad de sus productos, técnicas y procedimientos. De igual manera la comida tradicional otomí se caracteriza por recetas únicas trasmitidas de generación en generación, son conocimientos prácticos antiguos, costumbres y modos de comportamiento comunitarios ancestrales conservando un gusto delicioso desde entonces. Dos son las bebidas predilectas ambas de fermentación: El atole agrio, preparado con maíz fermentado y al gusto se combina con ayocote o bien con habas…es delicioso, mas si lo acompañan con el sazón de los tamales dicho sabor sublime se logra con el contento de quienes lo elaboran y en esas horas nadie los debe chipiar para evitar perder su esencia y el pulque bebida muy arraigada deleite desde tiempos inmemorables, del maguey se extrae el agua miel, cuya fermentación produce el pulque, ahora se ha hecho popular prepararlo con frutas obteniendo los deliciosos y famosos curados, también el mole de matuma acompañado con exquisitos tamales largos de anís son de los platillos más selectos, toda vez que la gastronomía del maíz es rica y variable, con sabor provinciano. En esta fiesta la gente puede degustar de una gran variedad de opciones, recuerden la comida representa el elemento de identidad que, por encima de cualquier otro une a los mexicanos dentro de la gran diversidad cultural del territorio nacional. Es un tesoro que vale la pena preservar, solo cuatro culturas gastronómicas habían sido incluidas por la UNESCO (La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura).
1.- La cocina tradicional mexicana
2.- La dieta mediterránea en países, como España e Italia
3.- La cocina Francesa
4.-El Keskek, un plato ceremonial que se sirve en regiones de Turquía, Grecia o Irán.
En Ixtenco existen platillos donde se invierte mucho tiempo y esfuerzo, herencia de una tradición sedentaria imaginativa: comes bien, vives bien. Por lo tanto debemos visitar Ixtenco y buscar de inmediato esa floración de quimeras que son una continúa fuente de placer y de recreo. Y que sirvan para reavivar el fuego del alma que duerme bajo las cenizas. Que gusto que en Ixtenco perdure su costumbre y su cultura.
Las artesanías son siempre bien recibidas y estarán presentes en esta fiesta del maíz, porque representan la vitalidad que mueve a hacer con gusto cada pieza demostrando su eficacia al ser elaboradas con muy buena calidad. Para nuestros artesanos lo tradicional representa la sabiduría acumulada de los siglos, más aun representa voluntad divina.
El alma existe, existirá mientras una inteligencia presente aquí en la tierra de Dios, nos recuerde. Ante la instantánea ausencia un réquiem a quienes ya se nos adelantaron. Como ejemplo representativo a una compañera, es la del compañero Antropólogo Cornelio Hernández Rojas dedicando un motivo publico ante un mandato superior “La Campesina Catalina Salvador Alonso, guardiana de las mazorcas ramosas y dos caras ha vuelto a la tierra, a partir de hoy todas las tardes de lluvia, las plantas de maíz le lloraran gotas de inmaculado rocío”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: