Saltar al contenido.

En la pluma de…

Por: Viridiana Salazar.
Fue muy triste para mi ver la semana pasada en los titulares de todos los medios impresos nacionales y locales, la noticia del fallecimiento de un niño del estado de Tamaulipas, esto tras recibir varios golpes en la cabeza, terminando en muerte cerebral para horas después perder la vida, esto conocido ya como “Bullying”. Pero más allá de este nuevo problema que afecta a la sociedad, hay connotación más fuerte, ¿Qué estamos haciendo como sociedad para atacar este problema?
Toco este tema en mi columna de esta semana ya que en días pasados mientras caminaba por el centro de Huamantla me topé con dos niños quienes aparentemente “jugaban” pero tras estos juegos siempre hay un “se me paso la mano” y esto muchas veces como adultos no lo vemos, los niños no pueden dimensionar el problema en el que se pueden meter, y esto nunca lo podrán entender si nosotros como “adultos” responsables no se los enseñamos…
Sí se “oye” fácil, pero más allá hay que saber explicarles a los niños que todo acto bueno o malo trae consecuencias, tal vez los niños con los que me tope (dejo una imagen para que la observen) estaban jugando, pero que pasaría si el niño que esta aparentemente sometiendo al otro lo tira y “accidentalmente” se pega en la nuca con la guarnición de la banqueta, esas son las consecuencias de lo que pareciera un simple juego… la muerte del pequeño en Tamaulipas fue un caso de Bullying, pero como este, hay muchos más y son casos aislados que simplemente siguen ocurriendo en todo momento y en todas partes, no solo de Huamantla, ni de Tamaulipas, ni de México, sino en todo el mundo.
Pese a que el Bullying tiene una definición, hay casos que se podrían tomar como tal, pero que son accidentes, accidentes porque no enseñamos a los menores o a los adolescentes o incluso a los adultos a medir las consecuencias de sus actos, como decía líneas arriba no estamos llevando a cabo un buen papel como sociedad, se están perdiendo los valores, se está perdiendo la solidaridad y sobre todo se está perdiendo el respeto a los individuos, dicen por ahí, siembras lo que cosechas, señores ya sé que a esta vida venimos a aprender, pero no aprendamos a raíz de casos como este, evitemos este tipo de actos, hablemos, recuerden que el dialogo es la mejor manera de resolver los problemas.
Nos leemos a la próxima, no sin antes dejarles la frase de la semana… Decía Herbert Spencer (1820-1903) “Si es un deber respetar los derechos de los demás, es también un deber mantener los propios”. Adiós…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: