Saltar al contenido.

Agriculturizando “Color & Metría”

Por: Picho.

Dentro de toda sugerencia existe algo que se llama rebeldía, y es que la moda va y viene y por eso nunca es bueno deshacerse de todas tus prendas, no sabes cuando las puedas volver a usar, para todo hay tiempo y siempre debes estar acorde a tu edad, respetar tu cuerpo y los ojos de los demás, no pretendan usar ombligueras aquellas chicas que son de vientre pronunciado, Lejos de verse sexys parecerán al ratón Gus Gus de la Cenicienta. Hombres de “barriga chelera” que usan playeras de licra, damas de talla 7 y quieren seguir siendo talla 3… y así podría poner más ejemplos, pero creo que con esos basta.
En la viña del señor existen colores semi-neutros, que al igual que el gris pueden combinarse con gran facilidad, el ya Multimencionado café o caqui, el color vino, rojo quemado, guinda, verde olivo, verde bandera, azul marino, gris oxford, morado, bugambilia, amarillo mostaza, ocre, terracota, chedron, palo de rosa, índigo, beige, champagne, perla, hueso… la pregunta que se viene a la mente es ¿Todos los colores son semi-neutros? La sutil respuesta es ¡No! La lista de colores que acabo de mencionar son en su mayoría intensos o pálidos, no tienen esa viveza de un amarillo huevo o canario, la furia de un rojo o la destreza de un azul… son en su mayoría complementos visuales, sólo eso, sirven como una escala que se pueden hacer aliados de sus padres los colores primarios.
La regla del degradado es la siguiente si quieres empezar a mezclar colores y no arriesgarte del todo, empieza con degradados, por ejemplo: usar un pantalón de mezclilla clásica una playera azul celeste y un saco en azul rey. Ponerte un pantalón cafe con una camisa beige y un suéter caqui. Los antes mencionados son derivados de un mismo color, con tonos más fuertes o débiles, pero de la misma familia.
Usa los opuestos o derivados: un pantalón rojo con una camisa amarillo mostaza y un saco chedron, aquí hacemos uso de la escala arcoíris, pero con degradados opacos, el vestido morado con un saco azul rey y un bolso o zapatos azul cielo, opuestos pero en tonos fríos. Se dice que el máximo de colores que una persona puede traer en su vestimenta son tres, y sólo tres, pueden usar traje negro, con camisa blanca y corbata roja, una combinación súper clásica en hombres, en mujeres pueden destacarse con un vestido negro, accesorios platas y zapatos rojo el detalle que avivará su vestir son los tonos que salen de lo común, pero tampoco se trata de parecer payasito de circo, los límites están en la medida del tono de piel de una persona.
Si tus venas se ven a simple vista verdes los tonos que te favorecen son los cálidos, si se ven azules amoratadas obviamente tus tonos son los fríos, quitémonos de la cabeza que a las pieles blancas se les ven bien cualquier color, los tonos beige, palo de rosa y mostaza hacen verte opaco, a las pieles morenas los tonos claros, a veces obscurecen más, la piel morena se ve mejor con colores intensos como el morado, el rojo, el coral o el verde limón, pero como dije desde un principio es cuestión sólo de actitud. Espero haya servido un poco estas lecciones, que si no son leyes universales son teorías estéticas del color.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: