Saltar al contenido.

¿HORMONAS PIRATA?

Q.F.B. Lorenzo Reyes Pérez: Educador en diabetes

Hoy en día la comunicación entre las personas es algo muy importante. Actualmente no se concibe el mundo sin ella; y a lo largo de la historia se han desarrollado diferentes formas de hacerla, que van desde la comunicación verbal de persona a persona, por medio de señales, por telégrafo, teléfono, por radio y actualmente por medio de teléfonos celulares de última generación; y por supuesto a través de las “redes”.
Pero, alguna vez se ha puesto Ud. a pensar si dentro del cuerpo se lleva a cabo una comunicación entre los diferentes órganos. Por ejemplo ¿Cómo se comunica el cerebro con el hígado, o con el corazón? o ¿Cómo se comunican los diferentes órganos entre ellos?
Bueno, una de las formas, no la única, es mediante unas sustancias químicas que hacen las veces de mensajeros. Si, acertó Ud. son las HORMONAS. La palabra hormona, se empezó a usar en 1905. Viene de un vocablo griego que significa “estimular”.
Si consultamos un diccionario o una enciclopedia las definen: Las hormonas son sustancias secretadas por células especializadas, localizadas en glándulas de secreción interna o glándulas endocrinas, cuyo fin es la de afectar la función de otras células.
En nuestro cuerpo tenemos varias glándulas, por ejemplo la tiroides, el timo, el páncreas, las suprarrenales, ovarios, testículos, entre otras. Las hormonas que producen estas glándulas tienen funciones variadas y muy, pero muy importantes dentro del organismo.
Pero ¿Cuál es la función de las hormonas?
La función de las hormonas consiste en activar o desactivar genes que tienen una función determinada, es decir inician o detienen, aceleran o retardan el ritmo de las funciones normales de las células a las que van destinadas. Pero las hormonas son “mensajeras muy respetuosas de su papel”, ya que aunque viajan a través de la sangre y llegan a todas las células, solo afectan a las células que son su “blanco”, a ninguna otra célula. Además tienen otra virtud, actúan en el momento oportuno, ni antes ni después.
Así por ejemplo a determinada edad una niña empieza a desarrollar las características sexuales secundarias; se inicia la menstruación, el desarrollo del busto, el comportamiento sexual, etc. Pero todo es a su tiempo. ¿A que se deben estos cambios? La explicación parece sencilla: los ovarios (glándulas) de la niña comienzan a producir las hormonas femeninas, llamadas estrógenos. La contraparte en el niño son los testículos, que producen la testosterona, cuya producción y acción también se inicia en el momento adecuado.
En un organismo sano la relación armónica y ordenada entre los diferentes órganos, aparatos y sistemas solo se da gracias a la acción de las hormonas. Es la forma de comunicación en nuestro organismo.
Sin embargo, ésta sana comunicación dentro de nuestro cuerpo se está viendo cada vez más afectada por otras sustancias producidas por la industria química y que se adicionan a diferentes productos ampliamente usados en el campo, en la industria y en el hogar. Estas amenazas para la salud de la especie humana se les ha dado el nombre de Disruptores Endocrinos.
Los Disruptores Endocrinos son sustancias químicas capaces de alterar el equilibrio hormonal y la regulación del desarrollo embrionario, y por tanto, pueden provocar efectos adversos sobre la salud del organismo o de su descendencia. Actúan a dosis muy bajas; presentan distintos mecanismos de acción y comprenden a un gran número de sustancias con estructuras químicas muy diferentes.
De manera irónica empleo la designación de Hormonas Pirata, ya que si establecemos la comparación con el término “pirata” muy utilizado para referirnos a una “copia chafa” de un producto original, sea este un disco, un programa de computación o un libro.
Desde 1940 se conoce la capacidad que tienen algunas sustancias químicas de interferir en el sistema hormonal humano, cuando se empezó a utilizar un medicamento para prevenir los abortos espontáneos, el dietilestilbestrol (DES); pero fue hasta 1991 cuando se acuñó el término Disruptor Endocrino (DE).
Los efectos nocivos de estas alteraciones llevan evidenciándose desde la década de los 60 en forma de anormalidades genéticas en distintas especies animales. Últimamente, los estrógenos artificiales (como también se conocen) se han vinculado al cambio de sexo en peces en distintas zonas del planeta, en especial, en ríos ingleses, alemanes y estadounidenses, donde se ha comprobado la alteración de órganos sexuales de ejemplares machos, sobre todo en truchas
Los efectos dependen del sistema hormonal al que afecten (estrogénico, tiroideo, etc.) y del momento de la exposición (durante el desarrollo fetal, niñez, pubertad, etc.), y son diferentes según el sexo. Son de especial importancia los efectos en los hijos de personas expuestas.
A continuación se resumen los posibles efectos sobre la salud humana de los disruptores endocrinos:
– Mujeres expuestas: Cáncer de mama, endometriosis, muerte embrionaria y fetal, malformaciones en la descendencia.
-Hombres expuestos: Cáncer de testículo, cáncer de próstata, reducción del recuento espermático, reducción de calidad del esperma, disminución del nivel de testosterona, modificaciones de concentraciones de hormonas tiroideas.
-Hijas de personas expuestas: Pubertad precoz, cáncer vaginal, mayor incidencia de cánceres, deformaciones en órganos reproductores, problemas en el desarrollo del sistema nervioso central, bajo peso de nacimiento, hiperactividad, problemas de aprendizaje, disminución del coeficiente de inteligencia y de la comprensión lectora.
-Hijos de personas expuestas: Criptorquidia (o no descenso testicular), hipospadias, reducción del recuento espermático, disminución del nivel de testosterona, problemas en el desarrollo del sistema nervioso central, bajo peso de nacimiento, hiperactividad, problemas de aprendizaje, disminución del coeficiente de inteligencia y de la comprensión lectora, ¡cáncer de próstata en niños¡
La relación entre los disruptores endocrinos y el cáncer es particularmente preocupante, especialmente cuando se trata de niños, los que están expuestos a estas sustancias químicas desde una edad muy temprana podrían estar predispuestos al cáncer a edades cada vez más tempranas. Esto es precisamente lo que estamos viendo, con un número record de mujeres menores de 50 años siendo diagnosticadas con cáncer de mama.
La verdad es que muy pocas personas tienen conocimiento de que estas sustancias perjudiciales a la salud están conviviendo con nosotros, que los tenemos entre los productos de uso cotidiano y que inocentemente los usamos. Sin embargo, que tan dramática nos parecerá esta pregunta:
¿Los Productos para el Cuidado Personal Están Aumentando las Tasas de Cáncer en Mujeres Jóvenes?
La respuesta la están dando los resultados de los estudios que se realizan en los laboratorios de investigación. Sin embargo, las autoridades sanitarias parecen ignorar toda esta información, ya que se autorizan como seguros productos que llevan dentro de sus ingredientes a estos saboteadores de la salud de los crédulos usuarios.

La lista de estas sustancias nocivas es muy amplia y cada año se producen nuevas, por lo que acaban haciéndola interminable. Sin embargo en esta ocasión pondremos a manera de ejemplo solamente doce de los peores disruptores endocrinos:
1. Bisfenol-A
2. Dioxina
3. Atrazina
4. Ftalatos
5. Perclorato
6. Retardantes de fuego
7. Plomo
8. Mercurio
9. Arsénico
10. Sustancias químicas perfluoradas
11. Pesticidas organofosforados
12. Esteres de glicol
Continuará…
Si usted tiene diabetes, sobrepeso u obesidad, acuda con nosotros, podremos asesorarle.
¡Dese la oportunidad, que pude perder¡
Como parte de la labor de la Asociación Mexicana de Diabetes de Tlaxcala, A.C. acudimos a dar conferencias sobre diferentes temas de salud relacionados con diabetes, obesidad y nutrición.
Para comentarios o sugerencias por favor dirigirse a: diabtlax@hotmail.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: