Saltar al contenido.

NUTRICIÓN Y SALUD

Q.F.B. Lorenzo Reyes Pérez: Educador en diabetes.

El siglo pasado, por allá en los años 30 el Dr. Weston A. Price (1870-1948) quien se había preparado profesionalmente como Cirujano Dentista, hombre inteligente y generoso, que había logrado destacar en su campo como maestro, conferencista y autor de varios libros de texto; comenzó a inquietarle el hecho de que muchos de sus pacientes presentaban varias piezas dentales con caries.
Pero este dentista vio más allá que el solo “tapar muelas picadas” y prosperar económicamente, como lo haría cualquier otro. Su mente inquisitiva y su naturaleza espiritual le permitieron asociar a las caries con diversos problemas de salud en sus pacientes; enfermedades tales como artritis, osteoporosis, diabetes, malestares intestinales y fatiga crónica, eran muy frecuentes.
Pero lo que le preocupo más en sus pacientes jóvenes fue ver en sus bocas dientes encimados y chuecos. Además esos jóvenes tenían caras estrechas, narices pequeñas, pómulos no bien desarrollados y fosas nasales ceñidas, características todas de lo que el llamo Deformidades Faciales.
Estos niños y jóvenes con deformidades faciales eran víctimas frecuentes de alergias, asma, anemia, visión deficiente, falta de coordinación, fatiga y problemas de comportamiento. ¿Les suena esto familiar a las mamás modernas?
El Dr. Price sabía que en varias partes del mundo había gente con características diferentes; caras anchas, dientes blanquísimos y bien alineados; por cierto regiones muy alejadas de los grandes centros urbanos donde aún la civilización no había llegado o era poca su penetración, por lo que se propuso visitar y averiguar en esos sitios que hacia tales diferencias en la salud. Para su fortuna, en esas regiones que visitó, había partes de la misma población donde los adultos habían abandonado sus dietas ancestrales y habían aceptado los “alimentos modernos” que estaban a la disposición en las tiendas para quien los quisiera adquirir.
Pero ¿Cuáles eran estos modernos y novedosos alimentos? Por supuesto, Ud. adivinó: productos repletos de azucares y harina refinados, comidas enlatadas, leche pasteurizada, grasas y aceites procesados industrialmente entre otros; que acertadamente el Dr. Price denominó: “los alimentos desplazantes del comercio moderno”. En las personas que habían adoptado estos productos como su cotidiano alimento encontró caries dentales, enfermedades infecciosas y condiciones degenerativas. Los niños nacidos de padres que habían adoptado la llamada “dieta civilizada” tenían dientes amontonados o torcidos, caras angostas, deformidades de la estructura ósea y su respuesta inmunológica severamente afectada.
Frente al argumento de que la mezcla de razas era la causa de que se afectara la estructura corporal y el desarrollo físico, se opuso el fenómeno observado por el Dr. Weston Price: poblaciones pertenecientes a la misma raza o grupo étnico, pero donde algunos de ellos habían cambiado su cultura alimenticia.
Seguramente por la aguda mente de nuestro ilustre personaje se habían agolpado infinidad de ideas; pero una de tantas fue el suponer que en esas culturas ancestrales, establecidas en los distintos lugares del planeta, debía haber algo que fuera común a todas ellas. Y sin más, se dispuso a descubrirlo.
La primera parte del mundo que visitó y donde comenzó a estudiarla y a tomar muchas fotos fue una aldea Suiza. Ahí los habitantes vivían de productos lácteos, mantequilla, crema, quesos (no pasteurizados), huevos, pan de centeno, ocasionalmente carne, caldos con hueso y muy pocos vegetales, ya que estos solo se pueden cultivar en el corto tiempo que dura el verano. Las frutas eran prácticamente desconocidas. El Dr. Price cuenta la anécdota de que cuando le ofreció una manzana a una joven de la aldea, no sabía que era. Los niños andaban descalzos entre los helados riachuelos, mientras que los visitantes tuvieron que ponerse sus pesados abrigos de lana. Las enfermedades que son comunes a los niños, prácticamente eran inexistentes. Jamás se había presentado un solo caso de tuberculosis; y a pesar de no conocer los cepillos dentales, mucho menos las pastas, presentaban menos del uno por ciento de caries dentales.
Los rudos pescadores que vivían frente a las costas de Escocia, fuertemente azotadas por vientos helados, no consumían ningún producto lácteo. El pescado y los productos del mar formaban parte importante de su dieta, junto con avena cocida. Un plato tradicional, delicioso y muy preciado manjar para ellos lo constituían las cabezas de pescado rellenas de avena e hígado picado. Este platillo lo consideraban muy importante para la salud de los niños.
La dieta de los esquimales se basa principalmente en pescado, huevos de pescado (hueva) y animales marinos, aceite y grasa de focas. Las madres dan a luz a niños robustos, saludables y que a su tiempo no desarrollan caries.
Otros grupos raciales como los cazadores-cultivadores de Canadá, los de los pantanos de Florida, del Amazonas, Australia y África consumían la carne de los animales que cazaban, algunas variedades de granos, tubérculos, vegetales y las frutas disponibles de la región. Un manjar para ellos es lo que los civilizados habitantes de las ciudades desprecian o evitan, tales como: sangre, vísceras (hígado, riñones, tripas, etc).
Los habitantes de las islas del Sur Pacifico y los maoríes de nueva Zelanda comían todo tipo de comida de mar (pescado, tiburón, pulpos, mariscos, gusanos del mar), carne y grasa de cerdo, plantas yuca y coco.
Un hecho importante es que independientemente de donde vivieran, sobre todos los habitantes de los Andes o poblaciones alejadas de las costas, era que en determinadas épocas procuraban comer alimentos del mar. Valoraban mucho los huevos de pescado. Cuando una pareja deseaba procrear se les procuraba una alimentación especial para tener hijos saludables, hecha a base de hueva de pescado, aceites y grasas animales y vísceras.
Otra comida común y muy apreciada, excepto en las zonas árticas, lo eran los insectos. Sabían de su valor nutricional. Estos hombres primitivos y las personas que aún conservan su cultura alimenticia, comían y comen para vivir saludables, no para satisfacer los antojos.
El Dr. Weston Price llevó muestras de comidas tradicionales de aquellos lugares que visitó para analizarlas en el laboratorio. Para su sorpresa, a lo mejor ya lo intuía, encontró que esas dietas tenían por lo menos cuatro veces más minerales y vitaminas solubles en agua que la dieta americana de ese tiempo. Las dietas de los grupos nativos saludables tenían diez veces más vitamina A y D que la dieta norteamericana. Estas vitaminas solo se encuentran en las grasas animales como la mantequilla, manteca, yemas de huevo, aceites de pescado, hígado, otras vísceras, huevos de pescado y mariscos.
Una práctica común en los grupos étnicos visitados por el Dr. Price, era la preparación de alimentos fermentados que aumentan el contenido de vitaminas y vuelven más disponibles los minerales (leche búlgara, yogurt, quesos).
La conclusión que podemos sacar a cera de esta información sobre alimentación es que esta deberá incluir: pescados, carnes, huevos de animales que pastan, aceite de hígado de bacalao, grasas y aceites de animales y vegetales no industrializadas, mantequilla, vegetales y frutos de la región, libres de pesticidas y fertilizantes. Animales como vacas y cerdos no tratados con antibióticos, aves de corral que no provengan de granjas donde viven hacinados y son alimentados con alimentos balanceados. La leche, que aunque para los adultos ya no es indispensable, debería de ser bronca, de vacas libres de tuberculosis y brucelosis, y que no le sea aplicada la hormona recombinante de crecimiento bovino.
El libro que en su momento escribiera el ilustre Dr. Weston Price “La Nutrición y la Degeneración Física”, una obra maestra de la nutrición, que desafortunadamente es casi desconocida por médicos, nutriólogos y padres modernos.
Si usted desea incorporarse a nuestro grupo no lo dude más; lo esperamos en Guerrero Nte. 109, es esta ciudad de Huamantla.
Comentarios, sugerencias o dudas: diabtlax@hotmail.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: