Saltar al contenido.

“Agriculturizando” Pensamiento Mágico 1

Por: Picho.
¿Qué piensa una mujer cuando piensa?
El otro día quería una sudadera azul, simple y llanamente azul, no importaba el tono sólo la quería azul, pedí a una amiga me acompañara para una segunda opinión, ella acepto con la condición que después yo hiciera lo mismo con ella. Al paso de tres cuadras vi, no miento, más de 20 tiendas dedicadas al encanto femenino, generalizo: perfumerías, joyería, ropa de vestir, vestidos de cóctel, boutique de novias, zapaterías y literal una de entre mil para caballeros. En la única tienda que encontré, me mostraron 3 opciones y bueno… cansado de caminar dije: “¿Para qué sigo buscando?”, me probé las tres y opte por una de ellas. Ahí mismo tenían cinturones y pensé: “Bueno de una vez me llevo cinturón”. Soy modesto a la hora de vestir, cuento con 3 pares de zapatos, en los que incluyo zapatos de vestir, tenis y botas de casquillo. 6 u 8 pantalones al igual que camisas, en fin, para mí es un trauma ir de “compras”, pero es algo que hago cada medio año, quizá cada 3 meses, creí que mi vida era complicada hasta que mi amiga me pidió de favor que ahora yo la acompañara a comprar un “algo” . -¡Bien! le dije…
Para empezar este divertido tema encuentro como dato curioso que: “El pensamiento mágico” se fundamenta en creencias estructurales que no siguen un patrón racional. Se basan en percepciones psíquicas subjetivas del individuo en su colectividad, pudiendo haber sido influenciado por otras personas que conocen o aceptan de algún modo dichas teorías o creencias. En psiquiatría, varias enfermedades mentales y trastornos de personalidad se caracterizan por asumir diversos grados de pensamiento mágico. las personas que hacen uso de él, no ponen en duda dichas percepciones, sin una base crítica de la realidad, dicho pensamiento puede generar una pseudociencia «mágica» basada en hipótesis o suposiciones puramente especulativas, una idea, no se acepta como válida si no está fundamentada en hipótesis rigurosas y contrastables, en cualquier ciencia que se jacte de serlo. El método científico está sustentado por dos pilares fundamentales: el primero es la reproducibilidad, es decir, la capacidad de repetir un determinado experimento en cualquier lugar y por cualquier persona; este pilar se basa, esencialmente, en la comunicación y difusión de los resultados obtenidos. El segundo pilar es la falsabilidad, es decir, que toda proposición científica tiene que ser susceptible de ser falsada.
Mi ejemplo lo traduzco en mi odisea de ir con una mujer a comprar un “algo verde aqua”. -¿Para empezar -¿Cuál es el “verde aqua”? Pregunté para que al momento de verlo mis ojos nos dirigiéramos a comprar ese “algo”, que ella quería. -Es un verde, así como suavecito, es un tono pastel, que parece azul, pero no es azul, es más bien… ¿Mmmhhh… Cómo te explico? Es parecido al “verde pistache” ¿A poco no lo conoces? Me dijo sorprendida. -¡No, la verdad no lo conozco! Contesté, sin darle importancia y sin imaginar el peregrinar que esto me ocasionaría.
Entramos a la primera tienda… ¡Mira, esta blusa está muy bonita! Dije, aludiéndola a que se la probara. -¡No, está muy escotada! Contestó con una sonrisa. -¡Este pantalón es verde y se ve bonito en el maniquí! ¿Mídetelo? Le dije para que se animara a hacerlo, en tanto, así como ella entraron 5 o 6 mujeres tomando blusas, viendo pantalones y alzándolos, mirándolos por enfrente y por atrás, estirando la tela, checando costura e incluso hubo quien oliera la tela…
-¡No, ese no me gusta! ¿Y si vamos a otra tienda? Musito discretamente. -¡Está bien! Dije, sin aún percatarme de la tormenta que se avecinaba. Saliendo de la tienda cuestioné.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: