Saltar al contenido.

BIENESTAR CON MADY

Por: L.C.A. Mady.

La fibra dietética es considerada como un elemento esencial para la nutrición de cada persona, se obtiene a partir de los alimentos y es necesaria para el buen funcionamiento del intestino, además de tener otras propiedades.
La American Association of Cereal Chemist (2001) define: “la fibra dietética es la parte comestible de las plantas o hidratos de carbono análogos que son resistentes a la digestión y absorción en el intestino delgado, con fermentación completa o parcial en el intestino grueso. La fibra dietética incluye polisacáridos, oligo- sacáridos, lignina y sustancias asociadas de la planta. Las fibras dietéticas promueven efectos beneficiosos fisiológicos como el laxante, y/o atenúa los niveles de colesterol en sangre y/o atenúa la glucosa en sangre”.
Funciones de la fibra
• Aumenta el volumen del alimento que se consume brindando sensación de saciedad.
• Disminuye los picos de azúcar en la sangre que se originan con el consumo de alimentos.
• Disminuye los niveles de grasas (entre ellas colesterol) en la sangre ayudando a reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiacas.
• Aumenta la velocidad del funcionamiento del intestino disminuyendo el estreñimiento.
Existen dos tipos de fibra dependiendo de su solubilidad:
• Fibra soluble:
Son fáciles de fermentar por los microorganismos del intestino y crean gases y flatulencia en intestinos delicados. Los alimentos más ricos en fibra soluble son: cereales integrales, soya, papa, las legumbres y la frutas como la manzana y la pera. Este tipo de fibra ralentiza la absorción de grasas y azúcares simples, lo que ayuda en caso de diabetes y colesterol.
• Fibra insoluble:
No tienen función metabólica, absorbe agua a lo largo del tracto digestivo y facilita los movimientos intestinales funcionando como un cepillo que arrastra el material de deshecho de la pared intestinal, aumentando el volumen de las heces y favoreciendo su expulsión. Esta fibra la podemos encontrar en el salvado de trigo, en granos de cereal enteros, en las semillas de lino y en verduras y cereales de forma general.
Las recomendaciones de ingesta de fibra dietética son diferentes tanto para niños como para adultos, por esto es necesario consultar a un nutriólogo para cubrir las necesidades de cada persona.
Recuerda que una alimentación equilibrada es la clave para tener una vida sana: “Que tu medicina sea tu alimento. Y que tu alimento sea tu medicina” Hipócrates.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: