Saltar al contenido.

“Agriculturizando”, El oficio más antiguo del mundo

Por: Picho.

El otro día iba caminando tranquilamente por la calle y escuché a unas colegialas peleando y una le gritó a la otra -¡¡¡Eres una “güila”!!! Esa palabra soez me hizo preguntarme algo estúpidamente ordinario, llegué a casa y busqué la definición textual a esto y encontré: “Güila: adjetivo/nombre común 1) Crica=referencia de vagina. [persona] Que está en el período de la vida entre la niñez y la edad madura. Sinónimos: joven 2) Nombre femenino. Méx. Coloquial Mujer que ejerce la prostitución”. Y entre más sinónimos busqué más encontré; y el tema me llevó a “chistes colorados”, canciones referidas a esta mal vista labor y por qué no decirlo a un apartado de la biblia, lejos de entrar en morbo me dio mucha curiosidad lo antiguo de esta actividad, lo bien disfrazado de un tema de doble moral y en fin, me sorprendí que así como una “Dama de compañía”, “Una mujer de Cascos ligeros” y una “Puta” son lo mismo vale la pena resaltar que en cada país tienen diferentes términos y condiciones; a pesar que no son refrescos, pero es un “algo” que se consume día a día.
«Prostitución» del latín prostitutio, mismo significado que el actual y a su vez proviene de otro término latino, prostituere, que significa literalmente “exhibir para la venta”. El origen del término «puta» viene del verbo latino putare, ‘pensar’. Se argumenta que, con la progresiva conquista romana de las antiguas zonas griegas, aumentó la cantidad de esclavos de dicho pueblo. Al ver los romanos que las mujeres (a las que al parecer usaban mayoritariamente como prostitutas) eran conocedoras de la ciencia y la política, las calificaron como pensadoras, en latín, putas. Aunque no es del todo claro esa evolución del término y no deja de tener cierta sátira, esta versión contradice la propia historia de Roma, que no sometió a las ciudades-estado griegas a una conquista súbita, sino a una progresiva absorción. En la Grecia clásica las “Hetairas” tenían gran preeminencia, en general el papel de la mujer en la cultura griega era muy secundario. Además, prostitutio y putare no tienen raíces comunes.
Puta, como equivalente de «prostituta», se debe a una contracción vulgar del término original. Existía en el panteón romano una diosa menor de la agricultura llamada Puta, aunque es pura coincidencia. En este contexto, «puta» es un vulgarismo relativamente moderno, desconocido para los romanos. Actualmente hay un sinfín de sinónimos y referentes a esa discriminada profesión y la adaptación al lenguaje moderno varea de región en región; y la comparación con especies animales en el caso de EE. UU. “Bitch” (Perra), “Foxy” (Zorra). Otros términos actuales o históricos para referirse a las prostitutas de sexo femenino de manera eufénica son: “Dama de compañía”, “cascos ligeros”, “De moral distraída”, Cortesana, Meretriz, Ramera, Mujerzuela, Piruja, Furcia, Coima, Pelandusca, Buscona, Pinga, Mesalina, Hetaira y Pécora por mencionar algunas de las más usuales y vulgarmente “Cuero”, Loba, Puta, Pupila, “Golfa”, Coetas, Coyofles, Camones, “polvo fino”, etc… etc..
El término «loba» como equivalencia de «prostituta» viene de los ritos producidos en febrero en honor al dios Fauno Luperco. Eran llamadas lobas u originalmente lupas las que ejercían la prostitución sagrada con los sacerdotes de este Dios, los luperci, en el Ara Máxima. De aquí deriva también «lupanar», que se emplea para referirse al prostíbulo (burdel o «casa de citas», es decir, el sitio al que llega el cliente a pagar por los servicios de una prostituta). Miles de términos para describir una “profesión” tan antigua como el mismo hombre, cada termino en la localidad de un país tiene su ¿Por qué? Gracioso, vergonzoso y necesario para esta sociedad en decadencia.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: