Saltar al contenido.

Columna: FIESTAS TAURINAS Por: Pedro Menendez

Corrida de expectación…..

El domingo pasado hemos asistido a la corrida de toros más esperada del año, en la que en mano a mano estuvieron el maestro José Tomás y Joselito Adame.
Hacía muchos años, yo calculo que más de 15 que la monumental de insurgentes no presentaba un lleno como el que se vio este domingo.
He llegado al coso máximo alrededor de las 13 horas, con un poco de dificultad encontré lugar para estacionar mi auto, la dificultad consiste en la plaza México no cuenta con estacionamiento y los llamados “viene viene” hacen su agosto cobrando hasta 300 por darte  un lugar, situación que mucha gente paga pero que uno no está dispuesto a hacer. En los alrededores de la plaza de vivía un gran ambiente, impresionante que tan temprano hubiera gente formada para ingresar a la plaza, como se presagiaba, el tendido de general se llenaría.
Muchas caras conocidas, gente de Huamantla presente en este gran evento. Pero además gente de todos los rincones taurinos del país. En fin, describir este ambiente único que genera la fiesta más bonita, como presume con su grito el famoso “profesor” asiduo asistente a las plazas de toros, es difícil por la
emoción que se siente y que cala hasta los huesos.
Y después de la gran tertulia que pasamos previo a la corrida con los amigos y haber disfrutado una comida típica mexicana, entramos a la Plaza 40 minutos antes del inicio de la corrida, majestuosa la septuagenaria, lleno en su totalidad el tendido de general tanto en sol como en sombra, y pasando los
minutos lleno en los tendidos numerados, un gran espectáculo por
si mismo ver llena nuestra plaza de toros México. Hay quien me comentaba que una golondrina no hace primavera y tal vez tenga razón, sin embargo, considero que había que estar presente para vivir esto en persona y pese a lo vivido en el ruedo  que es tema que desarrollaré con calma en la próxima columna, el lleno hasta el reloj como lo decía el maestro Pepe Alameda y todo el ambiente y expectación que provoca y genera una sola persona tal vez sea inexplicable pero también es algo que se agradece. Es por eso que creo que si fue una corrida de expectación y no de decepción, por todo lo que se generó alrededor de ella.
Que la reventa, que los toros chicos, que si el maestro de Galapagar no fue lo que se esperaba, que si
Joselito Adame se vio por debajo de las expectativas dices unos o que si de encumbró dicen otras, que si 500 anti taurinos quisieron boicotear a
casi 50 mil almas que íbamos con el
animo hasta arriba, todo es parte de lo que debería ser siempre la más bella de todas las fiestas, la fiesta brava.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: