Saltar al contenido.

INTERVENCIÓN DEL DIPUTADO ALBERTO AMARO, CON RELACIÓN AL DICTAMEN DE LA COMISIÓN DE FINANZAS Y FISCALIZACIÓN RELATIVO A REFORMAR EL ARTÍCULO 299 DEL CÓDIGO FINANCIERO DEL ESTADO DE TLAXCALA

INTERVENCIÓN DEL DIPUTADO ALBERTO AMARO, CON RELACIÓN AL DICTAMEN DE LA COMISIÓN DE FINANZAS Y FISCALIZACIÓN RELATIVO A REFORMAR EL ARTÍCULO 299 DEL CÓDIGO FINANCIERO DEL ESTADO DE TLAXCALA Y SUS MUNICIPIOS, QUE FUE RECHAZADO POR EL PLENO DEL CONGRESO DEL ESTADO.

 

 

DIPUTADO PRESIDENTE DE LA MESA DIRECTIVA

 

HONORABLE ASAMBLEA

 

 

Hago uso de esta tribuna con relación al dictamen de la Comisión de Finanzas y Fiscalización relativo a reformar el artículo 299 del Código Financiero del Estado de Tlaxcala y sus Municipios, que fue desechado por el pleno del Congreso del Estado en la sesión del pasado jueves 30 de marzo.

 

En algunos medios de comunicación y en el ambiente de este Poder Legislativo, se manejó dicho rechazo al dictamen mencionado, como una victoria del PRI y sus aliados PAN, Partido Verde, Partido del Trabajo y Nueva Alianza, considerándose como si fuera una derrota para un bloque de izquierda conformado por el PRD, el Partido Socialista, MORENA y Alianza Ciudadana.

 

Con relación a dicho rechazo y respecto a si se trata de la victoria de unos y la consiguiente derrota de otros, me permito señalar lo siguiente:

 

En la Comisión de Finanzas y Fiscalización existe una integración plural de diputados, ya que de los nueve integrantes, 8 son de fuerzas políticas diversas, solo el PRI tiene dos integrantes. En ese sentido, al darse una pluralidad de representación política, los análisis, discusiones y decisiones, se toman con la mayor seriedad y responsabilidad, de tal manera que exista el mayor consenso posible y, si ello no ocurre, entonces se fijan las posiciones y se vota.

 

De esta manera, para poder pasar un dictamen al Pleno, el mismo tiene que ser aprobado por la mayoría de los integrantes de la Comisión, como fue en el asunto al que me estoy refiriendo, ya que dicho dictamen fue aprobado por 7 de las fuerzas políticas ahí representadas, con la excepción del PRI, que desde que conoció de la propuesta de reforma siempre mantuvo una posición en contra.

 

La pluralidad que se expresa en la Comisión y en este Congreso, no nos asusta ni mucho menos nos preocupa, al contrario, me parece que de no existir dicha pluralidad de representaciones, de propuestas, de ideas y de análisis, el Congreso no tendría razón de ser, pues la pluralidad debe ser la esencia de todo órgano colegiado, máxime tratándose de la representación soberana del pueblo; pero lo que si hay que tener presente, no solo como preocupación, sino como forma concreta de asumir las responsabilidades de cada diputado, es la incongruencia política, la falta de seriedad al manifestar una posición en la Comisión y al cambiarla en el Pleno.

 

Hubo diputados que en la Comisión estuvieron insistiendo en impulsar la reforma al citado Artículo 299 del Código Financiero, pero a la hora de votar en el Pleno, cambiaron graciosamente de parecer, como los toreros que hacen la “graciosa huida” a la hora de la verdad, es más, hasta se negaron a firmar el dictamen en contravención al Artículo 27, fracción VII, de la Ley Orgánica del Poder Legislativo, que les establece la obligación de firmar actas y dictámenes en donde intervengan independientemente del sentido de su voto, como si su firma fuera un aval a favor de la oposición y en contra del gobierno estatal.

 

No entendemos qué fue lo que sucedió, pues si aproximadamente a la una de la tarde en la sesión de la Comisión siete de las ocho fuerzas representadas, habían insistido y habían votado por la reforma al Artículo 299, dos horas después cambiaron su posición. No queremos entender que ese cambio de parecer haya tenido motivos políticos, peor aún, no nos gustaría saber que ese cambio tuvo motivos económicos, como ha ocurrido en anteriores Legislaturas, donde varios diputados opositores han vendido su voto a favor del gobierno en turno, ya que incluso algún operador llegó a decir “dime el nombre del diputado y te diré cuánto cuesta su voto”.

 

El sentido de la reforma que se rechazó, no fue otro sino el de considerar al Estado de Tlaxcala como lo que es, una forma concreta del Estado mexicano, conformado por los tres poderes de gobierno y sus gobiernos municipales. Tal y como se mantiene el citado Artículo 299, al considerar solamente al Ejecutivo y a los municipios para distribuir los recursos excedentes provenientes de la Federación, excluyendo a los Poderes Legislativo y Judicial, donde es el propio Ejecutivo a través de la Secretaría de Planeación y Finanzas quién hace la distribución de dichos recursos, es una norma excluyente, intolerante con visos autoritarios para restarle autonomía en sus funciones a los Poderes Legislativo y Judicial.

 

Quien propuso la forma en que actualmente se encuentra establecido el citado Artículo 299, y quienes lo avalaron desde el Poder Ejecutivo y desde la anterior Legislatura, dejaron a un lado el espíritu democrático, representativo y de equilibrio de poderes que los gobiernos de este país deben tener, como forma de gobierno establecida constitucionalmente, pues parece que solo pensaron en términos meramente económicos para provecho de unos, pero sobre todo en términos de control político, pues no se puede pensar de otra manera cuando deja de establecerse en la ley una distribución proporcional de los recursos excedentes entre todos los entes de gobierno.

 

Qué acaso el Poder Legislativo y el Poder Judicial no tienen necesidad de fortalecer y mejorar sus inmuebles, sus órganos internos, darle capacitación permanente a su personal, y con ello fortalecer el trabajo legislativo y el de impartición de justicia, particularmente en rubros no considerados en el Presupuesto de Egresos.

 

Lo que se busca es el control político y restarle fuerza a la autonomía de los Poderes. Se trata de un ejercicio autocrático de ejercer el poder. Recordemos que en el sexenio pasado se redujeron Secretarías de Despacho funcionándose con otras, se disminuyó el número de magistrados y el número de diputados, igualmente se les quitó el voto a los presidentes de comunidad. Quizá lo que se quiera ahora es seguir el mismo camino de centralizar el poder político y hasta de desaparecer la autonomía de los poderes y municipios, no necesariamente a que desaparezca la función de cada uno de ellos, sino de que se conviertan en meros subordinados de un poder intolerante.

 

Desde la Comisión de Finanzas y Fiscalización y desde cualquier otro ámbito de este Poder Legislativo e, incluso, fuera de él, seguiremos impulsado el desarrollo democrático del Estado ante posiciones maniqueas y antidemocráticas.

 

En el caso del citado Artículo 299 del Código Financiero, seguiremos insistiendo en la reforma que fue rechazada, tal y como lo establece el Artículo 51 de la Constitución Política del Estado de Tlaxcala, en relación con el Artículo 133 del Reglamento Interior del Congreso del Estado de Tlaxcala, a efecto de que se rectifique y se opte por el pleno respeto al ejercicio democrático de gobierno, y se abandonen posiciones que nada tienen que ver con la distribución equitativa de los recursos públicos.

 

Desde ahora hago un llamado a mis compañeros diputados a que vean el interés general de los tlaxcaltecas que es el único que debe guiar nuestra actuación, que no asuman una posición en sesiones privadas y en las sesiones públicas se muestren incongruentes cambiando el sentido de su voto, pues eso además, significa que son falsos en la forma en que actúan y se conducen como diputados, no tienen seriedad.

 

Quiero dejar bien claro que quienes somos consecuentes con lo que pensamos, decimos y actuamos, votamos a favor de reformar el artículo 299 del Código Financiero, porque así lo sostuvimos como propuesta, en los análisis y en las votaciones de la Comisión y del Pleno, pero tampoco queremos seguir pensando que existen intereses egoístas e individuales que hacen que el cambio de parecer de algunos diputados al momento de votar un dictamen tenga motivos políticos obscuros o, peor aún, que tenga motivos económicos, y si esto no es así, aquí está esta Tribuna para dejar en claro cualquier actuación, estamos dispuestos a debatir, siempre lo estaremos y qué mejor que esta Tribuna que es la expresión de la Soberanía del pueblo representado, donde deben discutirse las propuestas y fijarse las posiciones, por ello, porque sabemos que nos asiste la razón y somos congruentes con lo que proponemos, sabremos sostener nuestras ideas siempre en favor de los tlaxcaltecas.

 

ES CUANTO DIPUTADO PRESIDENTE.

 

ABRIL 4, 2017

AAC/SJF

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: