Saltar al contenido.

“SER MADRE, DOBLE LABOR LLENA DE SATISFACCIÓN”

“SER MADRE, DOBLE LABOR LLENA DE SATISFACCIÓN”

• Este 10 de mayo representa una oportunidad para reconocer el esfuerzo que realizan las mujeres como madres de familia.

 170510_IEM_TRABAJADORA_0

“Como mamá duele que muchas veces no pueda uno ir al festival de los hijos, o a las juntas escolares o ceremonias cuando ellos ganan algún premio, esas cosas son las que duelen al no estar con mis hijos en momentos que son importantes para ellos”, relató María del Carmen Díaz Mendoza, trabajadora del Instituto Estatal de la Mujer (IEM).

No obstante –asegura-, la mayor satisfacción como mujer y como mamá es ofrecerles lo mejor a sus tres hijos desde hace ya más de veinte años, labor doble que le motiva e impulsa, pues ella forma parte del 70.9 por ciento de las madres solteras que combinan las actividades laborales con los quehaceres domésticos, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Carmen Díaz comienza su día a las 5:30 de la mañana, hora en la que se despierta para adelantar algunas actividades en el hogar y atender a sus hijos antes de que se vayan a la escuela; en escasas dos horas deja su casa perfecta y su imagen personal también antes de llegar a su trabajo, donde es reconocida por su capacidad y por su trato con la gente.

Este miércoles 10 de mayo, Carmen, como muchas otras mujeres trabajadoras, después de haberse perdido durante años la celebración del Día de la Madres, pudo disfrutar de la compañía de sus tres hijos, a quienes ha dedicado toda su entereza para brindarles una educación profesional, con base en sus años de trabajo, esfuerzo y ahorro, que le han permitido instalar una estética.

Así, Carmen, obtiene los recursos necesarios para sostener a su familia pese al cansancio que le genera tener dos trabajos.

Para mujeres como ella, el día a día requiere de un gran esfuerzo para cumplir con sus obligaciones como madres y como proveedoras, a pesar de las complicaciones, sacrificios y trabajo que tienen que realizar para sacar adelante a sus familias y darles una mejor calidad de vida; su recompensa es la satisfacción y el amor de sus hijos, a los que considera su motor para seguir adelante en esta doble tarea.

“Las mujeres de Tlaxcala deben de buscar oportunidades, no te van a ir a buscar a tu casa, tienes que salir a enfrentarte, aunque veces en el camino nos pongan piedritas, pero tenemos que seguirle porque nuestros hijos son el motor, y si se quieren hacer las cosas, se puede, hay que esforzarse todos los días, pero sí se puede”, finalizó.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: