Saltar al contenido.

Inicia hoy exhibición de cachorros de león blanco

El día de su presentación ante medios de comunicación, la pequeña pareja de leoncita y leoncito blancos nunca habían visto a tantos seres humanos tan cerca y concentrados en ellos. Con curiosidad, un poco de precaución, pero sin miedo, los cachorros salieron de su jaula transportadora, dieron unos cuantos pasos sobre la plataforma circular en la que fueron colocados por los médicos del Zoológico del Altiplano de Tlaxcala, y comenzaron a olfatear a las decenas de fotógrafos y camarógrafos de todos los medios de comunicación locales y nacionales que esa mañana llegaron tras el anuncio de que algo especial había sucedido en el Zoológico.

Pronto, flashes, lentes y un enjambre de teléfonos celulares apuntaron por más de diez minutos a los bigotes, mini melenas y garritas de los blancos hermanos para captar a detalle algo que nunca antes había sucedido en Tlaxcala, y en prácticamente ningún zoológico público de México, la presentación de una pareja de leones blancos nacidos en cautiverio.

Para los pequeños felinos, el extraño momento pronto se convirtió en algo cotidiano, pues aunque sus cuidadores se mantenían cautos ante la inesperada reacción de la parejita, no acostumbrada al trato con tantos humanos al mismo tiempo, los bigotudos leoncitos caminaban, se echaban, se molestaban uno a la otra y hasta querían mordisquear uno que otro lente de los fotógrafos que osaban acercarse demasiado a sus húmedas y rosadas narices.

Horas antes de su presentación, la leoncita y el leoncito que aún no tienen nombre y que para ello el Gobierno del Estado de Tlaxcala organiza un concurso a nivel internacional, que se puede consultar en el link http://goo.gl/GaV1Jj, se mantenían a resguardo de sus padres adoptivos, los médicos y cuidadores profesionales del Zoológico del Altiplano, quienes desde su primer día de vida, los alimentaron, arroparon y vigilaron para que, a cuatro meses de su nacimiento, se muestran fuertes y sanos, con un peso de 20 kilogramos y 60 centímetros de talla.

En el espacio donde actualmente duermen, los cachorros blancos aguardaban el momento de su presentación en sociedad, cuando todos los animales del Zoológico percibieran, a través de sus avezados sentidos salvajes, que dos nuevos integrantes de la familia de leones blancos formarían parte de la gran familia de especies habitantes del parque.

Aquella mañana, al despertar, los bebés leones, como siempre, se mordían y rasguñaban entre ellos mientras esperaban a que el médico César Toriz Hernández, Responsable del Zoológico del Altiplano, llegara con sus biberones de fórmula especial para felinos y, por supuesto, su kilo y medio de pechuga de pollo picada para un delicioso y balanceado desayuno. Después, para ayudar en su digestión, los cachorros recibirían un masaje en el abdomen, primero la leona, más traviesa y comelona, luego el león, más lento y berrinchudo para comer, como siempre sucede con los hermanos mellizos.

Un baño en seco, con toallas que estimulan el contacto y el vínculo entre cuidadores y cachorros, concluyó la jornada matutina para dejar listos a los blancos gatitos para el gran día que estaban a punto de vivir.

A unos 200 metros de distancia del dormitorio de los cachorros, los medios, expectantes, escuchaban las palabras del Coordinador de Ecología de Tlaxcala, Efraín Flores Hernández, quien les explicaba que como resultado del trabajo de conservación y preservación de la fauna que existe en el Zoológico del Altiplano, el 18 de marzo nacieron los dos cachorros de leones blancos, una hembra y un macho, los cuales registraron un peso de 500 gramos y una talla de 18 centímetros.leon

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: