Saltar al contenido.

EN #OPINIÓN : Impacto Social por Nyx Diahann Sánchez Fierro.

Ser, hacer, tener…

Este es el orden en el que debemos enfocarnos para realizar un cambio significativo, el ser hace referencia a la posibilidad que se tiene para mejorar y perfeccionar la vida, desarrollar habilidades que tal vez han pasado desapercibidas, identificar cual es el talento que aún no se ha reconocido, concentrarse en la oportunidad de generar cambios; ser mejores personas implica aprender de las experiencias, saber gestionar las emociones, apoderarse del ser y conducirse de la mejor forma, es disfrutar y apasionarse por cada cosa en la que nos involucramos, y hacer todo de la mejor manera posible, amar sin temores, comer sin culpa, reír sin pena, vivir sin dudas…

Si se trabaja cada día por ser mejores personas habrá un resultado y este será hacer las cosas que son de nuestro agrado y causan felicidad, no solo es hacer, es hacerlo bien, amar bien, comer bien, reír bien, vivir bien… lo que se hace bien se disfruta, es evidente, es bonito, es decir, nos permite tener un aprecio distinto de las situaciones o las personas, crea una imagen de satisfacción, agrado y lealtad, no hay que hacer mucho, ni acaparar más de lo que está al alcance, basta con hacer lo que este dentro de nuestras posibilidades, con transparencia y actuar con sensatez.

Tener es el objetivo central de la mayoría de personas, tener dinero, bienes, poder, prestigio… sin embargo, no todos tienen  lo que se desea y esto se explica sencillamente, solo se tiene por lo que se trabaja, la idea de “tener” como un logro único, sin considerar que la base es ser una persona que sepa distinguir sus capacidades y contribuir conscientemente a hacer las cosas que le satisfagan. Se tiene lo que refleja el resultado de la persona que eres y se hace lo que pone en acción tus pensamientos.

¿Qué ocurre con aquellas personas que parece que la vida los ha premiado con una buena posición económica y que no han ganado este estatus de una manera digna? El dinero es lo único que poseen, tratan de solventar las carencias que los formaron, realizan acciones quizá en contra de sus valores y que los categoriza como personas corruptas, son seres indeseables; vivir bien es hacerlo sin temor, angustia, culpa, resentimiento, sin esconderse, sin fingir que nada pasa.

La moralidad con la que se actúa refleja el tipo de persona que eres, si se tiene en demasía sin importar a las personas a las que se afectan, nunca existirá una libertad que genere la plenitud para vivir bien.

“Ser” se refiere a la oportunidad para identificar y potencializar tus capacidades, “hacer” es el compromiso que vuelve congruentes tus pensamientos con tus acciones  y tener es un resultado de lo que se convierte en tu estilo de vida.

 

“¿Quieres ser rico?

-Pues no te afanes en aumentar tus bienes, sino en disminuir tu codicia.”

Epícuro.

SERR-O-HACER

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: